LA PRENSA EN EL PERU

La prensa siempre ha tenido una activa participación en la vida política del país y bien que lo sea. Cada quien es libre de defender intereses válidos sin que ello signifique el ataque artero y mentiroso.

El Comercio por años ha tenido una abierta confrontación con el APRA, con breves intervalos de pausa. El antiaprismo del decano lo llevó a aplaudir el golpe de 1962 que impidió que Haya de la Torre asumiera la Presidencia.

Otros diarios que ya no existen como La Prensa y La Crónica apoyaron en su momento al Pradismo o al Odriismo. Todos lo sabían. También apareció el diario de corte popular Última Hora hermano de La Prensa y la cadena Correo del difunto magnate pesquero Luis Banchero que a no dudar pretendía que fuera una plataforma para una pretencion política así como otro diario popular de gran impacto como OJO del grupo Correo. Años antes surgiría también Expreso y Extra de Mujica Gallo que luego pasarían a manos Manuel Ulloa, en los 80s, convirtiéndose en vocerod del acciopopulismo.

La noche de la prensa peruana surge con la intervención del Velascato en Expreso, Extra y La Crónica en los 70s y luego la vil expropiación de toda la prensa en 1974.

En los 80s aparecieron diarios de tendencia comunista como El Diario de Marka, La Voz, La República y La Razón y otros que por un tiempo breve permanecieron en el mercado como el recordado Observador.

Cada quien compraba su diario favorito y por cierto compartía su línea editorial.

Ya en los 90s surge el último intento de editar un diario serio y con opinión como fue El Sol del magnate minero Marsano que no pudo sobrevivir a su trágica muerte así como la aparición de diarios de economía y negocios de los cuales hoy sólo se edita Gestión.

A fines de los 90s surge un proyecto cercano al Fujimorismo encabezado por el diario La Razón que aún se publica aunque con una variada trayectoria.

Luego  ya a inicios del presente siglo reaparece el diario Correo y surge Peru21 que en sus primeros años se convirtieron en propuestas ideológicas de la derecha liberal así como un diario de corte popular como Trome pero que destila sangre y escándalos. Con ellos surgirían los diarios deportivos como El Bocon, Depor, Libero y Todo Sport.

Como hemos dicho toda propuesta es respetable pero no aquella que pretende parecer “objetiva e independiente” cuando hemos constatado cómo se vendieron sus líneas editoriales primero de manera subrepticia y luego bajo la sútil careta de la publicidad estatal.

Creemos que la libertad de expresión es un derecho inalienable pero que no se debe confundir con campañas de odio y mentiras así con el manejo de primeras planas y columnas interesadas. Recordemos nomás un político que con total desparpajo defendía y alababa  a Odebrecht en julio del 2014, meses antes que se destapara el nauseabundo basurero.

Desgraciádamente, hoy en día salvo Expreso la prensa ha sido capturada por agendas aberrantes vinculadas al caviaraje y a sectores comunistas; habiendo por tanto espacio para diarios que expresen el sentir de un sector conservador sea en una versión de opinión o de corte popular como alguna vez lo fueron Extra y Última Hora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s