LOS NUEVOS ICONOS ROJOS

Ayer leía una nota sobre Javier Heraud y una entrevista a Lurgio Gavilán. El tenor de ambas, a mi entender, tiene que ver con la necesidad de la izquierda de tener nuevos íconos y subliminalmente hacer apología a “la lucha armada” en el caso de Heraud, a quien llaman “poeta guerrillero ejecutado por las fuerzas del orden” y en el caso de Gavilan, éste plantea que hubo un “conflicto armado” de una dimensión que nadie puede entender aún quiénes fueron los buenos y quiénes los malos.

Gavilán incluso dice que “ya no es guerrillero” (sic), no pertenece al Ejército. no es fraile, pero admira las vidas que ha vivido”.

¿Quiénes fueron ambos realmente? Uno fue un subversivo asesino que murió en un enfrentamiento y Gavilán, no me queda claro si alguna vez fue lo que cuenta haber sido. Lo que sí trasluce es por lo menos una confusión en lo qué realmente piensa sobre la época del terrorismo en los aciagos años 80s y 90s.

Un caso similar a ambos es el caso de José Carlos Agüero, hijo de dos terroristas, quien escribe Los Rendidos, una subliminal postura respecto al accionar terrorista.

Agüero y Gavilán son autores de libros editados por la oeneges comunista IEP y “la memoria” de Heraud es limpiada por una película de próximo estreno, El Viaje de un Poeta, del “cineasta” Javier Corcuera que al igual que otras películas de similar tufillo como Magallanes, NN, La Casa Rosada y La Última Tarde pretenden mostrar una “cara lavada” del accionar terrorista y atacar a quienes le combatieron.

Es lamentable que esta ofensiva nadie la enfrenta, salvo contados casos como el caso del libro de relatos cortos Camino al Infierno, del cual soy autor.

Después no nos quejemos!

ACHORATE VARÓN!

El otro día un gran amigo me decía que reconocía ser “de Derecha” pero que no era ni bruto ni achorado como cierto rosadito dijo respecto de quienes éramos de Derecha y Conservadores.

Tanto lo repitieron los comunistas, los caviares y sus satélites que hasta gente de buena línea toma distancia y deslinda del “achoramiento”.

Goebbels fue uno de los impulsores del “miente, miente que algo queda” y hoy tiene sus seguidores en algunos plumíferos y troles. Y lo más gracioso es que quienes lo repiten son los corruptos y cómplices de Odebrecht y son fans del castrismo, del chavismo y del kirchnerismo; máximos exponentes de la destrucción de los países hermanos de Cuba, Venezuela y Argentina. Qué mayores pruebas de la imbecilidad del comunismo cuyos seguidores tienen las manos llenas de sangre y los bolsillos llenos de dinero malhabido.

Da qué hacer también que comunistas, caviares y sus cómplices hablen de tolerancia, de ataques en redes sociales y de “tapers” cuando qué mejores exponentes de cómo se maltrata al oponente o se vive del Erario Nacional son esos señores.

Finalmente nos llaman “achorados” cuando jústamente no lo hemos sido cuando debimos serlo para salir al frente al terrorismo, a la corrupción y a los ataques que no son de ahora, por cierto.

Ser “achorado” no sólo no es malo en ciertos momentos sino necesario. Un buen “estate quieto” y se acabó la cosa.

Y como colofón, hay que distinguir a la verdadera Derecha Conservadora de los mercantilistas, de los tontos útiles y de los liberales que fomentan agendas aberrantes. Con ellos, ni a Misa!

NEGROS NUBARRONES

La elección del congresista Pedro Olaechea como Presidente del Congreso abría una nueva etapa que aseguraba cierta tranquilidad y posibilidad de diálogo político entre dos  Poderes del Estado.

Días atrás al escribir sobre la Efemérides Patria mencionábamos la esperanza que ayer 28 escucharíamos a un Estadista. Lamentablemente ello no ocurrió.

Quizás sea uno de los pocos que haya escuchado el mensaje “presidencial” completo. Durante casi 95% del mensaje escuchamos ofertas que parecían de un candidato en campaña, supuestos logros y algunos reales. Finalizando el mismo el Presidente Vizcarra anunció, dizque escuchando al Pueblo, la presentación de dos Reformas Constitucionales con las que pretende ir a descansar (¿será cierto?) y el acortamiento del mandato congresal por una supuesta e  insalvable disputa entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo.

El Congreso, a través de su Presidente, ha anunciado  que no se pronunciará mientras no se presenten las referidas propuestas (que se anunciaron pero que no se hicieron efectivas con un documento escrito).

¿Qué está detrás de todo este desafortunado sainete? Los comunistas y la antipatria aplaude; señal inequívoca que es un mal augurio para el Perú. Los principales agentes económicos ya muestran su preocupación.¿Cómo reaccionarán los tenedores de bonos de deuda peruana? ¿Cómo abrirá la Bolsa de Valores y qué dirá la  Sociedad Nacional de Mineria ante el anuncio de una “nueva” Ley General de Minería?

¿Será cierto que el Consejo de, Ministros no supo de estas medidas? ¿Habrá una “interpretación constitucional de algún” amigo” que permitirá que el actual Presidente postule en una supuestas elecciones en el 2020?

Finalmente, ¿qué reglas electorales estarían vigentes en el supuesto “2020” y cuál será la reacción del Congreso una vez que se sepa el tenor de las propuestas con probables visos de anticonstitucionalidad según algunos entendidos?

Hoy vemos llegar al Desfile Militar  a las principales autoridades como si no hubiera pasado nada. ¿He soñado? ¿La realidad está convalidando irresponsablemente un acto de facto?

Qué Dios proteja a nuestro Perú! 

BASTA YA!

Leía hace unos días al Jurista Sergio Tapia escribir con meridiana claridad cómo los que lucharon contra la insanía terrorista, en este caso 34 marinos, son perseguidos por una mal llamada “Justicia”.

Esa misma que condena cadena perpetua a un militar de 97 años como es el caso del General Francisco Morales Bermúdez u otro caso como el Presidente Alberto Fujimori por ser “autor mediato” de la muerte de presuntos delincuentes terroristas.

La persecución que se inició en el gobierno transitorio de Valentin Paniagua no para; sin embargo en ese mismo tiempo cientos de terroristas han abandonado las cárceles tras cumplir una pena reducida por jueces venales. Un ejemplo de ello es el feroz homicida autor del asesinato del General López Albujar. Me refiero al emerretista Peter Cárdenas Schulte, por citar un caso. Ni qué decir de cientos de terroristas que fueron absueltos antes de la implantación de Jueces Sin Rostro o de Leyes Antiterroristas que permitieron derrotar no sólo militar sino jurídicamente al terrorismo

Pero, sectores proterrucos y cómplices del terrorismo han logrado torcer el brazo a la historia. La CVR y su Informe son culpables de ello así como el trabajo de oeneges que no sólo ayudaron a liberar a terroristas sino de encarcelar a decenas de miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, persiguiéndolos como sucede en Argentina y en menor medida en Colombia y Chile.

Sin embargo ese afán de venganza se contrasta con la suavidad y nula acción para perseguir y buscar su extradicción de terroristas como Luis Arce Borja, el alias Negro Avellaneda y de otros que gracias a  la estupidez de países como España, Alemania, Bélgica, Suecia, Inglaterra y otros les dieron asilo en calidad de “perseguidos políticos”. Un sinsentido y trabajo “eficiente” de tontos útiles.

Ya es hora que se permita morir con dignidad a militares terminales como el General Hermosa Ríos, se excarcele a inocentes como el General Juan Rivero Lazo, se deje de perseguir a los 34 marinos que lucharon en El Frontón, se libere a gente que se excedió en el ejercicio de sus funciones pensando hacer lo mejor para evitar que el Perú caiga en manos del terrorismo como Telmo Hurtado, Santiago Martín y otros.

La guerra contra el terrorismo fue justa. Fue la respuesta a la insana terrorista y sus cómplices. En la lucha hubo situaciones extremas pero ni hubo “terrorismo de estado” ni menos un exterminio contra quienes alzaron su arma contra el Perú ; que los cabecillas de los dos grupos terroristas estén vivos es una muestra de ello. Basta de mentiras acerca de “desapariciones forzadas, fosas clandestinas, secuestros y torturas”.

Libertad para quienes lucharon por la Patria y purgan carceleria! Basta de persecución judicial! Basta de mentiras!

MARTHA CHÁVEZ, LEALTAD

En estos días se viene discutiendo en el Congreso la llamada “Reforma Política” como si fuera la panacea que sacará al país del inmovilismo y de la crisis existente, pero obviada por una prensa autopercibida como “independiente”.

Desgraciádamente no ha sido contemplada norma alguna que combata el cáncer político que el pueblo sabio llama  transfuguismo.

Es lamentable que ello ocurra y quizás sea entendible en la medida que en el actual Congreso hay quienes ya visten su tercera o cuarta camiseta sin que exista una razón de peso o valedera que caiga en  lo que llamamos “objeciones de conciencia”.

Creo que ya es hora que se norme al respecto y el voto popular sea respetado. El que abandone una bancada en la cual ha sido elegido por un período de cinco años deberá irse a su casa abandonando su curul en favor de su accesitario.

Sin embargo, vale decirlo, hay algunos casos de renuncias principistas como  la del Pastor Julio Rosas, la de Pedro Olaechea y quizás unos casos más que a mi entender no caen dentro del carácter de traición.

Es hora de que los principios primen y que si un político no es elegido por un partido x, no busque una alternativa en “el partido z” como quien se cambia de medias.

Al respecto quiero rendir homenaje a la Doctora Martha Chávez Cossio por su consecuencia y fidelidad, que pese a no haber sido nominada para que vaya a la reelección, ella aceptó disciplinádamente la decisión y se mantuvo fiel.

Martha Chávez tiene ya un amplio recorrido político de 27 años y es un ejemplo que da la contra a aquellos que han promovido la no posibilidad de presentarse a la reelección parlamentaria; habida cuenta que es una posibilidad sujeta al voto popular que premia y castiga a quienes se presentan como candidatos, sea reeligiéndomos como no. Decimos eso pues los años de inversión en el capital humano no deben ser desaprovechados si pretexto de una renovación que debería ser progresiva.

Martha Chávez es abogada de profesión formada en la Universidad Católica y estudió en el Colegio Santa Ana  con una gran amiga, mi hermana María Torres. Fue la primera mujer en ser Presidente del Congreso en el Perú y no necesitó ni vallas ni requisitos previos. Asumió ser candidata presidencial en el 2006 en los peores años de la persecución contra el fujimorismo y regresó a su curul en el 2011. Además es pertinente decirlo que en el 2001 fue apartada ilegalmente de su curul obtenida con el voto popular junto con Luz Salgado, hoy Congresista, y Carmen Lozada. Injusticias que los que se llenan la boca de “democracia” no dijeron ni dicen nada.

Hoy de cara al 2021, Martha Chávez es una de las cartas de los electores que defendemos la Fe, los Valores, la Familia, el Orden Natural, el Estado de Derecho, la Economía de Mercado; pese a quién le pese.

CON LAS MANOS LLENAS DE SANGRE

^

La historia del comunismo en el Perú está llena de sangre y de muerte.

Tuvo su génesis con  la dependencia a los rublos soviéticos hasta 1964 en que se rompió en dos. Unos se fueron con los rublos y otros con Pekin. Fue el inicio de un rompecabezas de siglas de las más variadas. PST, IU, VR-PC, PCP-U, UDP, PCdP-PR, PCR-CO, UI y decenas más. Había hasta seguidores del comunismo albano. Ya entonces algunos se habían convertido en troskos (incluso cargadores de sus líderes).

En 1962 hubo un  movimiento subversivo, uno de los que alzaron su arma contra el Perú fue “el poeta” Heraud, hoy “beatificado” por algunos. Luego en 1965 hubo tres frentes subversivos que fueron aplastados por las Fuerzas Armadas y los Sinchis. En los 70s, la llamada “izquierda infantilista” como le decían a Sendero Luminoso se aprestaba a ocasionar muerte y destrucción desde 1980. En 1984, gente venida de desprendimientos del PCP-U, PCP-Mayoria, del PSR-ML y de otros grupos dieron origen al otro grupo terrorista, el MRTA.

Los llamados izquierdistas y caviares de hoy son herederos de todos esos grupos asesinos que destruyeron muchas vidas. Muchos vivieron esos años. Nadie dijo nada en contra de la muerte. Los menos caraduras les llamaban públicamente “equivocados” pero en la interna festejaban sus asesinatos. Otros tildaban a los terroristas como “revolucionarios”

La presencia del comunismo en el Estado no es de ahora. Tuvieron enorme influencia en el Velascato. Envenenaron el magisterio, incentivaron el estatismo, las expropiaciones y el desastre económico desde diferentes reparticiones estatales como ministerios y SINAMOS. Nunca fueron elegidos para gobernar pero siempre se las ingenian para vivir del Presupuesto de la República e influir en las decisiones de Estado como en estos últimos 19 años.

El comunismo es “campeón” para no llamar las cosas por su nombre, para mentir, para destruir, para matar, para robar.

El comunismo ha destruido hogares, vidas y futuros promisorios. Son cobardes para no dar la cara. Asesinó a miles y siempre encuentran sus “padrinos” que les financian sus acciones destruir a la Sociedad.

Ya es hora de arrebatarles  las banderas que dicen “defender” so pretexto de luchar contra la miseria, contra la contaminación ambiental, los derechos humanos y tanta farsa que inventan para poder comer caviar y beber champagne francés.

Los rojos que callaron, los ideólogos, los asolapados defensores del “conflicto armado interno”, los que inventan una “historia inclusiva”, los que cada vez que moría un terrorista pedían una comisión investigadora, los “artistas populares” que le cantaban a Jovaldo y otros más; todos ellos deberían cumplir cadena perpetua.

¿QUIENES ODIAN?

Hoy en día el legítimo derecho de opinar que tenemos todos corre peligro ante un sector que exige “tolerancia y respeto” pero que ni es tolerante ni respeta a la mayoría.

Es una minoría enquistada en el Estado y desde ese espacio busca imponer una agenda que atenta contra el Orden Natural y por ende implícitamente contra la Familia, célula de la Sociedad.

Hablamos de un Orden Natural porque así lo demuestra la realidad. Ustedes que me leen no existirían si un hombre y una mujer no los hubieran procreado. Tan simple de entender como la “tabla del uno”.

Sin embargo, “gracias” a una ideología que busca “los tres pies al gato” intenta transgredir el mencionado Orden y todo aquel que esté en contra de ello no es “progresista”, es “fóbico” y no tiene derecho a opinar.

La estrategia es clara, quienes atentan contra la Sociedad se victimizan y reclaman “derechos” obviando que lo que ellos reclaman lesionan legítimos derechos de una mayoría. Reclaman “derechos” pero no respetan los derechos de los demás. No importando si con sus actos pervierten a inocentes niños.

Está claro que nadie promueve el ataque contra ningún ser humano pero también está claro que el derecho a proteger a la Sociedad, tal como nuestra Constitución lo prevé, está en peligro.

Ya hemos visto cómo en otros países se ataca Iglesias y a todos los que mayoritariamente pensamos diferente. Grupos “feministas” promueven el odio y otros aliados alientan la muerte (abortistas) y la destrucción social (legalización del uso “recreativo” de la droga).

Cabe entonces hacernos al menos dos preguntas, ¿quién promueve el odio?, ¿quiénes no son ni tolerantes ni respetuosos?

¿INDEPENDIENTES Y SIN FINES DE LUCRO?

El origen de las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) se remonta tras finalizar la Segunda Guerra Mundial y su existencia es validada con una resolución de la ONU del 27 de febrero de 1950.

En teoría son independientes al poder público, buscan el bien común y no tienen fines de lucro. ¿Es o ha sido así? No lo creemos.

El boom de su existencia se explica por la pérdida de poder de los Estados en manos de intereses cuyos objetivos se mueven en función de “modas” o enfoques que planean los grandes donantes (Estados, fundaciones, corporaciones o centros de poder).

El Perú no pudo estar ajeno de ello. Desde la fundación de centros de investigación constituídos como “Think Tank” como es el caso del IEP, DESCO,  BARTOLOMÉ DE LAS CASAS, CEPES, APOYO, ILD, GRADE, IPE y otros. Salvo ILD, IPE y APOYO, los otros mantienen una clara posición de izquierda socialista en todas sus variantes.

Luego se crearon oeneges feministas que hoy fomentan  la ideología de género y asuntos vinculados a “salud reproductiva” (FLORA TRISTAN Y MANUELA RAMOS), vinculadas a los “derechos humanos” nucleadas fundamentalmente en la COORDINADORA NACIONAL DE “DERECHOS HUMANOS” (IDEELE, APRODEH, AMNISTÍA INTERNACIONAL SECCIÓN PERUANA), otras orientadas a temas de justicia y temas políticos (TRANSPARENCIA, PROETICA, JUSTICIA VIVA, CAJ), investigaciòn periodística (IDEELE REPORTEROS) y también a temas ambientales, educativos, agrarias, exclusión social y pueblos “originarios”, entre otros.

El accionar de estas oeneges está basado en un supuesto trabajo en favor de “las mayorías”, pero ¿hay resultados validados por la realidad y por el órgano de supervisarlas como es la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI)? Aparte claro está de las miles de toneladas de papel de asesorías, consultorías, publicaciones y otros.

El mundo de las oeneges es al parecer “competitivo”. Hay más de diez millones en el mundo y sólo en USA más de un millón y medio. En el Perú son cientos pero según un informe periodístico hay un una relación muy cercana entre las más influyentes y por supuesto entre sus directivos, quienes participan activamente influyendo en el Estado en la elaboración de políticas públicas y participando como miembros de “comisiones de alto nivel” o como “asesores notables”. De igual forma forma parte de “un selecto grupo de opinólogos” y tienen presencia en importantes universidades que se llaman católicas o fueron fundadas bajo los principios católicos y que ahora ya no lo son.

Entonces, volvemos a preguntarnos si las oeneges son independientes y cuál es su papel así como qué resultados han logrado habida cuenta que han sido receptoras de miles de millones de recursos de cooperación internacional supuestamente para generar desarrollo y un mundo mejor.

SPJ

En estos días se viene hablando de diversas reformas orientadas dizque a “democratizar” los partidos políticos.

A sazón de ello recuerdo algo que sucedió en un alejado distrito andino ya hace años.

Un buen día, luego ya de cerrada la inscripción de las listas para una elección municipal, un grupo de amigos se reunió y entre copas y pretendiendo hacer una broma  lanzaron una lista que supuestamente participaría en esas elecciones. Le llamaron SPJ.

Fueron invitados incluso a debatir con otros candidatos efectivamente inscritos.

Llegó el día de las elecciones y la gente convencida que debían ser los que debían dirigir el municipio intentaron votar por ellos pero al no encontrar su logo (“SPJ”) lo escribieron en la cédula, viciando con ello su voto.

Al final el “ganador” ampliamente  fue el voto viciado, teniendo que asumir finalmente la lista que obtuvo mayor cantidad de votos válidos.

La pregunta al respecto que cae de madura es ¿quién protege a la sociedad de irresponsables como los que propusieron “esta broma” que dicho sea de paso significaba, “Solo Por Joder”.

¿Quién podría prevenir en un país informal y con poca educación cívica que un grupo de irresponsables boicotee las elecciones internas de un  partido contrario y elija a “un SPJ” o peor aún que movimientos radicales movilice a sus militantes para elegir a los peores candidatos en partidos democraticos?

Está bien que las decisiones y elecciones los partidos políticos se democraticen mediante la participación de SUS militantes pero de ninguna manera dejar las puertas abiertas para que sean boicoteados, no solo ellos sino también la Democracia y el futuro del Perú.

CASO EL FRONTON: 33 AÑOS DE INJUSTICIAS

Lo que sucedió los días 18 y 19 de junio de 1986 no debería haber sido una sorpresa, pero lo fue terrible por cierto.

Tras seis años de guerra antiterrorista, el Perú estaba perdiendo la batalla no por incapacidad de las Fuerzas Armadas y las tres instituciones policiales que entonces combatían a ese fragelo sino por qué los dos gobiernos que habían afrontado la lucha no habían tomado, cómo debían, la decisión política de enfrentar a las organizaciones terroristas que habían puesto en jaque al Perú .

Las cárceles estaban llenas de delincuentes terroristas pero la negligencia de los fiscales y jueces para hacer justicia, hacía que muchos salieran por exceso de carcelería sin afrontar un juicio. Incluso a la hora de enfrentar a la justicia, muchos jueces actuaban en complicidad liberando a terroristas.

En aquellos años, ya existía un vocero clandestino de Sendero Luminoso que incluso se vendía abiertamente y desde donde se hacía un llamado para que las cárceles sean “luminosas trincheras de combate”. Los abogados de los terroristas eran “correas de transmisión” de órdenes y planes y un aparato clandestino denominado “Socorro Popular” dotaba de todo lo que necesitaban los terroristas dentro o fuera de las cárceles. Incluso está probado que los comedores de diversas universidades estatales alimentaban a los terroristas en libertad. El Estado cebaba a sus propios verdugos.

Tras el cambio de gobierno en julio de 1985, unilateralmente el MRTA planteó una tregua con el gobierno aprista, la que romperían violentamente meses más tarde, enfrascándose a la vez con Sendero Luminoso en una lucha sin cuartel en determinadas zonas del país para lograr su control.

Las cárceles donde estaban recluidos los terroristas eran el reflejo de la inacción del Estado para enfrentar al terrorismo.  El Estado no imponía la ley sino cedió total iniciativa a los terroristas, quienes tomaron el control de sus lugares de reclusión, teniendo incluso las llaves de los pabellones y con ello impidiendo la entrada de la Policía y de los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario para realizar cualquier tipo de control. Es por ello que incluso no se sabía exactamente el número de encarcelados tal como sucedió en la Isla del Frontón el 18 de junio de 1986, a la par de los penales de Lurigancho y Santa Bárbara, días en que se produjo un motín tras cuyo final las autoridades no supieron dar una cifra exacta del número de muertos.

En este artículo nos referiremos al debelamiento que realizó la Marina de Guerra del Perú, el que tras 33 años sigue siendo motivo para que quienes intervinieron para poner orden sean juzgados por supuestos delitos, entre ellos de ejecuciones extrajudiciales, tortura, desapariciones forzadas e incluso del “uso excesivo de la fuerza”. En suma los que ayer fueron derrotados, hoy intentan “cobrarse la revancha” a la par de lo que hicieron en su momento con el asesinato del Contralmirante Juan Carlos Vega Llona  en 1988. Vega Llona junto con el hoy Almirante en situación de retiro Luis Giampietri Rojas fueron quienes comandaron el debelamiento del motín ocurrido en El Frontón.

Cabe destacar que durante los días del debelamiento se llevaba a cabo una reunión de la Internacional Socialista (que agrupaba a partidos socialdemócratas del mundo) quienes en vez de ponerse al lado de la ley, lanzaron sendas condenas al operativo; motivo por el cual el entonces Presidente Alan García se apuró en tomar distancia de los supuestos “excesos” haciéndole el juego a la izquierda marxista cuyos representantes en el Parlamento Nacional exigían que se “castigara” a quienes habían hecho cumplir la ley.

Es así que hoy en día tras 33 años de ese suceso, al que la organización terrorista Sendero Luminoso conmemora como “el día de la heroicidad”, decenas de marinos siguen siendo juzgados en medio de una  investigación parlamentaria; de dos procesos en el Fuero Militar; de tres procesos que fueron acumulados en uno solo; de dos procesos supranacionales, uno de los cuales ni fue sabido por los procesados durante cuatro años, que concluyeron en que no había razones para acusar a los marinos de delitos de “lesa humanidad”; reaperturas del proceso  e incluso con una cuestionada maniobra del Tribunal Constitucional que fue en contra de un dictamen previo que  determinaba la prescripción de los supuestos delitos imputados. También debemos mencionar dos Habeas Corpus uno de ello sólo surtió efecto para un marino más no para los otros y el segundo que fue “enmendado” por decisión del Tribunal Constitucional, como se mencionó anteriormente. 

El debelamiento del motín en El Frontón no fue un paseo ni mucho menos. Por largo tiempo los terroristas detenidos en ese centro de reclusión se prepararon para resistir realizando no solo refuerzos en las estructuras sino una serie de túneles así como almacenando alimentos, armas artesanales y también modernas y otras vituallas lo que les permitió enfrentar la intervención de los efectivos de la Marina de Guerra del Perú, ocasionándoles tres bajas en combate y más de 20 heridos, muchos de ellos de gravedad.

Cabe señalar que era tal el grado de negligencia del Estado que el propio Director del Penal El Frontón así como el fiscal y el juez de turno pusieron una serie de trabas para la intervención de la Marina de Guerra, pese a que el propio Gobierno había ordenado el debelamiento de los motines tras el fracaso de una llamada Comisión de Paz quien intentó “negociar un acuerdo” con los amotinados.

En total murieron aproximadamente 118 terroristas y 34 sobrevivieron, todos ellos identificados con Sendero Luminoso. Este operativo fue señalado como “una matanza” motivo por el cual hasta hoy se comete la tremenda injusticia de seguir procesando a 34 marinos que cumplieron con su deber. Es menester por tanto que pasados 33 años se cierre de una vez por todas este caso y que no haya otro defensor de la Patria que muera sin saber que ha sido absuelto.

Años más tarde, recién en el gobierno del Presidente Alberto Fujimori en el marco de una nueva Estrategia Antiterrorista, el Estado pudo retomar el control de las cárceles con lo que éstas dejaron de ser las mal llamadas “luminosas trincheras de combate”. La derrota militar del terrorismo se logró pero no hay duda que no se logró el triunfo en los campos de la ideología ni de la política.

Ya es hora que el Estado tome cartas en el asunto a fin de evitar que en un futuro cercano tengamos que volver a sufrir un baño de sangre como el que sufrió el Perú por casi 20 años.